Ley de Segunda Oportunidad, ¿puedo acogerme a ella?

La Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, conocida
como Ley de Segunda Oportunidad supone una oportunidad para emprendedores, autónomos y particulares de salir adelante tras fracasar su aventura emprendedora o haberse endeudado por encima de lo permisible aliviando la carga que ello supone.

Pero ¿puedo acogerme a esta Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad está dirigida a particulares y autónomos a los que se les dota de un vehículo legal para intentar aligerar sus deudas e incluso exonerase de ellas en determinadas circunstancias.

El mecanismo de la segunda oportunidad supone una excepción a la responsabilidad patrimonial universal del deudor que recoge el artículo 1.911 del Código Civil, permitiendo la exoneración del pasivo insatisfecho siempre y cuando el deudor cumpla determinadas condiciones que permitan considerarle
como deudor de “buena fe”.

¿Qué requisitos he de cumplir para poder liberarme de las deudas?

El artículo 178 bis de la Ley Concursal responde a esta pregunta al determinar como requisitos para la exoneración de deudas no satisfechas por el concurso que:

1º.- Que el concurso no haya sido declarado culpable. Es decir, que para la declaración de concurso no ha mediado dolo o culpa grave.

2º.- Que no haya sido condenado por delitos socioeconómicos, patrimoniales o falsedad documental dentro de los 10 años anteriores a la declaración del concurso.

3º.- Que haya celebrado un acuerdo judicial de pagos con sus acreedores o al menos lo haya intentado. Este acuerdo ha debido ser intentado con
intervención de un Abogado y un Notario que de fe del acuerdo.

4º.- Que se hayan satisfecho los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados.

5º.- Que se haya intentado un acuerdo extrajudicial de pagos que resulte factible para el deudor. En caso de que los acreedores no lo acepten el acuerdo, el pasivo será cancelado en la fase final, conocida como Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

6º.- Que no se haya obtenido el beneficio de la segunda oportunidad en los diez últimos años.

7º.- Que no se haya rechazado una oferta de trabajo. Siempre y cuando ésta sea acorde a su capacidad y se haya recibido dentro de los cuatro últimos años a la declaración de concurso.

8º.- Que se acepte expresamente su inclusión en el Registro Público Concursal.

Si se cumplen todos estos requisitos el concursado podrá optar al beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho que será definitivo a los cinco años.
En la FIRMA LEGAL te ayudamos con tus deudas, tanto si eres acreedor como si las debes, y la situación se ha vuelto tan insostenible que te impiden
continuar adelante. Somos expertos en derecho concursal y sabemos dar solución a este tipo de problemas.

Entendemos tu negocio y nos integramos en tu equipo.





Consell de Cent 413, 2º 2ª – 08009 Barcelona
93 467 46 46
lafirma@lafirmalaboral.com